El Superficial - crítica al famoso

sábado, marzo 25, 2006

Los líos mentales de Aida Nizar



Los entresijos mentales de este prodigio de la naturaleza que es Aida Nizar son tan intrincados que no llegamos a saber si el último episodio protagonizado por la susodicha es verdad o pertenece una vez más al reino de la fantasía.

Y es que ahora, aprovechando la moda de las palizas grabadas con los móviles por unos cuantos energúmenos que todavía se soplan los mocos, Aida ha decidido subirse al carro y volver a "A tu lado" para hacer y decir de las suyas. Lo siento, pero creo que no se debe frivolizar con algunos temas. Su historia simplemente es que no resulta creíble.

Y es que la señorita en cuestión ya nos tiene acostumbrados a sus peripecias varias, la mayor parte inventadas o provocadas por la misma. Una señorita que en la Facultad de Derecho de Valladolid donde intentaba sacarse el título, pasaba más tiempo en los despachos de los profesores haciendo méritos más que dudosos, que en las aulas estudiando, no puede pretender vendernos continuamente historias ridículas.

Yo aconsejaría a dicha señorita se replantee su necesidad de entreternos con sus cuentos para no dormir. Aida, hasta los más pacientes acabamos alguna vez por perder nuestro aguante.

Bárbara Rey, o de cómo es posible perder la credibilidad en menos de un mes


Bárbara Rey: icono de la España desmelenada de los 70, posteriormente icono medio glamouroso de los 80, icono del sufrimiento en los 90 y ahora, finalmente icono del rídiculo más espantoso a prinicipios del nuevo siglo.

¿Cómo puede ser que una señora que se ha empeñado tanto en construirse una reputación profesional y personal en este país porque dice que el trabajo le va en ello, cómo después de haber protagonizado un enzarzamiento monumental con la señora Campos (otra en sus horas bajas), no tiene miedo a suicidarse en público y en directo delante de toda España en un reality tan deprimente como ha sido la "Cocina del infierno"?

Lo menos que se puede decir de la actuación (y algunas veces realmente fue una "actuación") de la Rey durante las últimas semanas es que debe de encontrarse bajo la profunda influencia del estrés menopáusico, si no, no se entiende. Tantos sofocos, tantas lágrimas sin venir a cuento, tanta miseria humana desvelada entre sollozos a personajes y personajillos como Michel o Bienvenida Perez, no se puede entender que se quieran hacer públicos si no hubiese una incontinencia emocional detrás.

Y es que algunas veces ha resultado incluso penosamente insoportable la visión de los continuos ataques de pánico, ira, rabia, dolor, tristeza, frustración, etc..., de los que esta señora ha sido víctima pública delante de una España adormecida por el sopor del programa.

Y digo yo, ¿no hubiera sido más fácil para tí, Bárbara, si te hubieras hecho un chequeo antes de acudir al programa para psicoanalizarte mediáticamente delante de todos los españoles? ¿De verdad la vida te ha quitado ese sentido del ridículo necesario a todo ser humano, que te permita ahorrarte el leer todos los posts en Internet que no entienden cómo has podido entrar ahí para dar rienda suelta a todas las miserias que te guardas, tú como cualquier otro ser humano?

Me has decepcionado, Bárbara, yo que te tenía casi en un pedestal por la claridad de tu palabra y por la (aparente) lógica de todo aquello que decías sobre tus enemigos. Me pregunto ahora, Bárbara, ¿con qué cara podrás defenderte de los ataques de tus enemigos, que han visto lo mismo que nosotros: amargura, fracaso, e incluso ciertos problemas de equilibrio mental?

Besos, mi Bárabara, sé que lo debes de estar pasando muy mal.

Carolina Ferré: ¿realmente es tan difícil tener éxito?


La Cocina del Infierno ha tocado a su fin el pasado jueves. Ni siquiera en esta ocasión ha logrado remontar el vuelo la emisión presentada por Carolina Ferré, quedándose otra vez por debajo del 20% de share aceptable, aunque el anuncio de su retirada de la parrilla de Telecinco hacía una semana que se había hecho público. Los telespectadores se han querido ahorrar una vez más el sufrimiento que les ha supuesto ver este programa.

Más allá de la más que discutible política de Telecinco de matar a la gallina de los huevos de oro que eran los realities hasta el momento, pareciera como si está señorita, de muy buen ver, por cierto, pero dejando mucho que desear en el plano comunicativo, se empeñase en demostrarnos a todos los españolitos que ella puede (y debe) tener éxito en televisión. Y es que dos programas consecutivos fallidos (tras el paso como un suspiro por la parrilla de T5 de su late-night show Plan C) es mucho para la imagen de un profesional en este medio. No sé si nuestra querida Carolina podrá o sabrá remontar el vuelo.

Y es que durante todas sus intervenciones, la presentadora intenta caer graciosa a toda costa, en lugar de concentrarse en ser una buena periodista. Sus risitas nerviosas, tanto en este programa como en el anterior de Telecinco, no hacen más que erizar los pelos a cualquier televidente que se decida a admirar su hermosa cabellera durante algo más de cinco respetables minutos. Y es que le regla de oro en TV es "entretener" lo cual, evidentemente, equivale a "no aburrir".

Le falta definición, carácter, estilo comunicativo, en definitiva, personalidad. Tomemos el ejemplo de Mercedes Milá, que con un programa en su séptima edición ya como es "Gran Hermano", logró darle la chispa necesaria para impulsarlo entre la audiencia, y eso que la serie "Cuéntame" estaba programada para la misma franja horaria de los jueves. Aunque discutible a ratos el estilo de Mercedes (tema del pipí: ¿ducha o váter?), se ha sabido vender como comunicadora, y siendo consciente por sus tablas que cuando hay que salvar un programa en sus horas bajas, todo vale. Si no, se puede uno encontrar fuera del top-ten en seguida por las bajas audiencias.

El fracaso de la "Cocina" es en gran parte de Carolina Ferré y así deberían reconocerlo tanto ella como la cadena de Fuencarral. Insistir en la misma fórmula de risita nerviosa y contenidos light para Carolina le supondría su suicidio mediático definitivo si el próximo programa que le encarguen no sale a flote.

Después de dos fracasos seguidos en una televisión de ámbito nacional, mejor haría en retirarse a reflexionar el porqué de tanto pinchazo en TV. Probablemente su antigua alianza con Andreu Buenafuente haya funcionado muy bien para lanzarla, pero indudablemente le hace falta mucho más para mantenerse en el panorama mediático nacional.

Más noticias sobre Carolina Ferré: CF presentará "A tu lado"


 

Estadisticas web